Tiempo de lectura: 1 Minuto

La caída de las ventas y la situación del programa Mi Casa Ya no generan buenas expectativas para fin de año.

La entrega de los subsidios de vivienda de interés social como parte del programa Mi Casa Ya venían a buen ritmo hasta finales de 2002. Sin embargo, durante el presente año han tenido un freno importante este año.

En el mercado de viviendas de Colombia, se presentan desafíos y oportunidades significativas que afectan a diversos segmentos. Estos incluyen la vivienda social y la vivienda usada.

La Cámara Colombiana de Construcción (Camacol) informa que aproximadamente 52.000 hogares enfrentaron dificultades para acceder a subsidios de vivienda.

De 75.000 subsidios que planean entregarse este año, cerca de 50.000 tienen la asignación del subsidio Frech (a la tasa) para completar sus negocios.

Estos cambios en el programa han impactado negativamente las ventas de vivienda, especialmente en el segmento de interés social.

Los requisitos revisados para la entrega de los subsidios de vivienda y la sisbenización han obstaculizado el acceso a muchos compradores.

Actualmente hay 50,000 hogares esperando estos auxilios que debieron haberse entregado en el primer semestre de 2023.

La demora en la asignación de los subsidios de vivienda puede generar incertidumbre en los hogares y afectar la planificación financiera de quienes esperan este apoyo.

Para la vivienda de interés social, se espera un repunte a medida que el Gobierno recupere sus ejecuciones presupuestales y las tasas de interés disminuyan.

Esto beneficiaría tanto a los proyectos de viviendas como a los compradores que utilizan créditos hipotecarios.

En el segundo semestre de 2024, se espera que las tasas hipotecarias vuelvan a niveles promedio.

Lo anterior beneficiaría a los hogares que compran viviendas sobre planos con tasas más favorables al momento de la entrega de la vivienda.

A pesar de la solución parcial de esta situación, la asignación presupuestal ha sido más lenta de lo esperado, lo que podría llevar a una situación similar a principios de 2024.

Se necesita un esquema de transición para cubrir la demanda continua de hogares que adquirieron viviendas bajo el programa Mi Casa Ya.

Las proyecciones indican la necesidad de entre 65,000 y 70,000 subsidios para 2024.