Tiempo de lectura: 1 Minuto

Los edificios ecoamigables serán indispensables en un futuro donde más de 2.500 millones de personas, el 65% de la población, vivirán en las ciudades.

La construcción de edificios ecoamigables y eficientes, tanto energética como digitalmente, son los pilares fundamentales para la construcción del futuro.

Esto concluye un informe de la compañía Schneider Electric, una organización experta en el uso de la digitalización para lograr eficiencia energética.

De acuerdo con el informe, se espera que para el año 2050 cerca de 2.500 millones de personas vivan en ciudades (65% de la población).

Así mismo se estima que el consumo de energía de los edificios se incrementará un 80% para el año 2040.

Esto plantea un reto interesante para la planificación y construcción de las ciudades del futuro. Es indispensable disminuir la huella de carbono generada por las edificaciones.

Los edificios ecoamigables deben poder controlar el consumo de energía proveniente de iluminación, ascensores, accesos y sistemas de vigilancia.

Para ellos se hace necesaria la digitalización de las funciones, para convertirlos en espacios eficientes y centrados en las personas.

Por medio de la automatización se logrará controlar las zonas y actividades que mayor consumo de energía están generando.

Con estos sistemas implementados se podría llegar a un ahorro del 10% del consumo energético para al 2040, según el informe de la compañía.

Por ello los edificios del futuro deben ser completamente digitales, integrando las necesidades y el confort de las personas con funciones de automatización.

En la actualidad cerca del 75% de los costos de un edificio se deben a la operación y mantenimiento. Al digitalizarse en su totalidad, un edificio puede generar ahorros de un 20%.

Aquí juega un papel muy importante la conectividad, el mantenimiento remoto de los activos de la edificación, el big data, la reducción de fallos por medio de internet de las cosas y la inteligencia artificial. El objetivo de recortar las emisiones de CO2 relacionado con el consumo energético no se logrará sin la construcción de edificios ecoamigables.