Tiempo de lectura: 2 Minutos

Modificar las cubiertas de edificios y adaptarlas a las condiciones climáticas ha mostrado interesantes beneficios en cuanto a optimización energética.

Un reciente estudio muestra que la rehabilitación de las cubiertas de edificios podría reducir la demanda energética hasta en un 40%.

La investigación fue llevada a cabo por el equipo del Instituto de Tecnología Cerámica (ITC-AICE) de España.

Este proyecto ha contado con la colaboración de diversas empresas del sector cerámico y de la construcción en la región de Valencia (España)

La investigación tiene como fin evaluar diferentes sistemas cerámicos y tipologías para la rehabilitación de cubiertas de edificios, con el objetivo de mejorar la eficiencia energética.

Para alcanzar la conclusión de una reducción del 40% en la demanda energética global, se han considerado soluciones constructivas y se han realizado simulaciones energéticas que han revelado un potencial significativo.

En el marco de la evaluación se diseñaron y construyeron tres prototipos de validación en las instalaciones del ITC.

Estos prototipos, configurados como laboratorios energéticos completamente sensorizados y climatizados, han permitido evaluar soluciones constructivas para cubiertas planas en condiciones ambientales controladas.

Además, se implementó una plataforma de monitorización y control basada en servicios privados en la nube para la adquisición y visualización de datos.

Según fuentes de la investigación, los prototipos han facilitado la monitorización experimental de diversos sistemas cerámicos.

Dentro de los sistemas cerámicos observados están las cubiertas invertidas con pavimento aplacado y suelo técnico elevado.

Se modificaron variables clave, como el color de la pieza, el espesor del aislamiento y la ventilación de la cámara, entre otras.

Los resultados obtenidos han permitido evaluar la influencia de estas variables en las ganancias térmicas a través de la superficie de la cubierta.

El estudio comparativo de los sistemas evaluados revela diferencias significativas en la temperatura alcanzada en la superficie exterior de la cubierta en diferentes condiciones climáticas.

En periodos cálidos, la rehabilitación con sistemas de pavimento aplacado o suelo técnico elevado con aislamiento ha demostrado reducir las ganancias de calor.

Además, se ha observado cómo el color de la pieza cerámica influye en la temperatura exterior, pero su impacto se reduce considerablemente en la temperatura del muro interior debido al efecto aislante.