Tiempo de lectura: 2 Minutos

Algunos proyectos de vivienda nueva están afectados por la situación de incertidumbre económica. Los tiempos de salida de los inmuebles están aumentando.

De acuerdo con un reporte de Galería Inmobiliaria, los proyectos de vivienda nueva en Colombia tienden a la baja.

A pesar de que el mercado inmobiliario se consolida como uno de los de mayor crecimiento en la era post-pandemia, con un año 2021 récord en venta de vivienda nueva. Este rubro registró un crecimiento del 38.2%, pasando de 188.577 a 260.591 unidades vendidas. Las cifras se presentan en un reporte de Galería Inmobiliaria.

Sin embargo, para el año 2022 la situación es diferente. A septiembre la caída en las ventas de proyectos de vivienda nueva es de 3.4% frente al periodo enero-septiembre del año anterior.

De las viviendas nuevas vendidas en este periodo, 72% corresponden a VIS (Vivienda de Interés Social) – 180.117 unidades – y las restantes 71.620 a No VIS. Bogotá, Cali y Barranquilla son las ciudades en donde más inmuebles nuevos se venden.

Factores como en incremento en las tasas de interés, el alza del dólar y la inflación han generado un incremento en los precios que a desacelerado el crecimiento. Según el DANE el aumento de precios de este año llega a 2,40% en promedio, lo que unido al aumento del 8% del 2021 desestimula la compra de inmuebles nuevos.

La situación actual de la economía obliga a aquellos que buscan vivienda nueva a ahorrar más tiempo para poder adquirir un inmueble y a optar por menores montos de endeudamiento en créditos hipotecarios.  Otra alternativa es la compra de vivienda usada, sector que se ha visto favorecido en el 2022.

Un estudio desarrollado por la compañía Home Capital mostró que en lo corrido del año la capacidad de compra de vivienda por parte de los colombianos ha caído cerca del 20.3%. Lo anterior teniendo en cuenta inmuebles con un precio promedio de $241 millones y un área entre 60 y 65 metros cuadrados.

Otro efecto generado por la incertidumbre económica que nos ha acompañado gran parte del año es la importante caída en la venta de inmuebles de alto precio (superiores a $ 900 millones), que a septiembre alcanza el 21.9%.

Se prevén cambios en la dinámica inmobiliaria para lo que resta del año y el 2023. Hoy crece de manera importante la demanda de vivienda para arrendar, especialmente en estratos altos en los que, paradójicamente, la oferta es menor.

Esto generará interesantes oportunidades para aquellos inversionistas en vivienda o dueños de inmuebles en estratos 4, 5 y 6, ya que no hay una oferta suficiente, lo que de seguro traerá mayores precios de arrendamiento para este nivel.