Tiempo de lectura: 5 Minutos

La construcción es una de las actividades con más alta clasificación de riesgo laboral. Por esta razón el uso de elementos de protección personal se hace indispensable, no solo para evitar incidentes o accidentes, sino para cumplir la normativa vigente.

La construcción es una actividad que por sus características e implicaciones tiene uno de los más altos niveles de riesgo laboral. Contar con elementos de protección personal es mandatorio.

Si bien la mayoría de las constructoras tienen protocolos de seguridad basados en la normativa vigente, en obras de menor calibre o remodelaciones no siempre se siguen.

El objetivo de los protocolos y normas de seguridad es, por encima de todo, proteger la salud física y emocional del trabajador en el corto y largo plazo.

Por otra parte, está el apego a las normas de seguridad laboral, que para el caso de nuestro país es bastante exigente.

En el caso de los Elementos de Protección Personal (EPP) recomendados, las normas que los rigen son la Ley 9 de enero 24 de 1979 (Título III, artículos 122 a 124) y la Resolución 2400 de mayo 22 de 1979 (Título IV, Capítulo II, artículos 176 a 201).

Adicionalmente está el Decreto 1072 del 26 de mayo del 2015 y la Resolución 0312 del 2019.

En el caso de la construcción liviana hay 5 elementos fundamentales que deben usarse para evitar posibles riesgos laborales y de salud.

A continuación, te presentamos cuáles son y qué especificaciones determina la norma para cada uno de ellos.

1. Casco con barbuquejo

Debe ir suspendido alrededor del cráneo por medio de un sistema compuesto por la araña, un tafilete de 6 apoyos y una banda frontal anti sudor.

Esta corona debe proporcionar comodidad suficiente y mantener el casco a una altura no inferior a 3,2 cm sobre la cabeza.

Es importante que sea fabricado en polímero de alto impacto (dieléctrico), con barbuquejo y ajustable en altura y contorno mediante el sistema Ratchet.

Por último, es necesario que el casco permita la adaptación de elementos de protección visual y auditiva.

Las normas técnicas que lo regulan son la NTC 1523 y la ANSI Z89.1

2. Gafas de seguridad

El proceso de acabados en drywall involucra la manipulación de sustancias químicas y la generación de particulado que puede caer en los ojos.

La fase de lijado particularmente produce una buena cantidad de residuos y partículas que pudieran ser nocivas para los ojos sin adecuada protección.

Para este proceso se recomiendan monogafas de seguridad tipo goggle con lentes claros. El material debe ser policarbonato, que absorbe el 99.9% de luz UV. Es necesario que sea resistente a ralladuras y antiempañante.

Para mayor comodidad la lente debe ser asférica (lentes más planas que permiten mejor visión y mayor enfoque), equipados con una banda elástica. El marco debe ser monogafa, anti salpicadura.

Los estándares que los regulan son ANSI Z87.1 – 2003, CSA Z94.3 – 2007.

3. Botas de seguridad

Botas de protección personal

Otro elemento de protección personal de gran importancia es el calzado. En la construcción liviana pueden generarse riesgos como caída de láminas de yeso o recipientes que pueden lesionar los pies del trabajador.

Por esto las botas deben ser dieléctricas (construidas en un material resistente no conductivo de la electricidad), con puntera en composite o astiplex y refuerzo en acero. La suela debe ser antideslizante y resistente a la perforación.

El material de fabricación debe ser resistente a los hidrocarburos, con ficha técnica y certificación del fabricante.

Los estándares que las regulan son la Norma ASTM F-2412 y 2413; NTC 20345-20344:2007 y la NTC 2257:1987

4. Guantes de protección

Guantes de latex y nitrilo

La instalación del drywall conlleva riesgos de heridas durante los procesos de corte, o lesiones cutáneas por contacto con sustancias químicas, como son las masillas.

Es por esto por lo que la protección de las manos debe ser parte fundamental de los protocolos de seguridad.

Existen varios tipos de guantes de diversos materiales, por lo que debe escogerse el adecuado para la sustancia o material que se va a manipular.

El requisito común para todos es que protejan la piel de cualquier potencial daño.

Los más usados son los de nitrilo, ambidiestros, libres de polvo y sin esterilizar. Su espesor garantiza su función de barrera, pero sin perder la sensibilidad necesaria para llevar a cabo la labor.

En caso de labores de corte o donde haya riesgos mecánicos, se recomiendan los guantes naraflex en nylon con la palma recubierta en nitrilo.

Importante que cumplan con las normas europeas EN 420 y EN 388.

5. Elementos de protección respiratoria

Tapabocas

La fase de lijado produce particulado respirable que puede generar, en el corto plazo reacciones alérgicas y en el largo plazo daños en el tejido pulmonar.

Así mismo las masillas y las pinturas son compuestos químicos que contienen cristales de sílice (en el caso de las masillas) o liberar compuestos volátiles orgánicos.

Para proteger las vías respiratorias se recomiendan tapabocas, bien sea desechables o reutilizables.

Los desechables deben estar confeccionados en una tela no tejida, incombustible o de combustión lenta.

Debe tener 3 capas y 3 pliegues para mayor cubrimiento. Deben cumplir con lo publicado en la END 150:2020 publicada el 5 de mayo de 2020.

Para el caso de los tapabocas reutilizables, deben ser fabricados en tela antifluido certificada, con doble filtro en poliéster, polipropileno y/o pellón de grosor medio.

El fabricante debe certificar que la tela es resistente a los procesos de lavado.

Supermastick es la única masilla en Colombia con la certificación GREENGURAD Gold, que avala un producto amigable con el ambiente y con mínima liberación de compuestos orgánicos volátiles. Esto se traduce en un menor riesgo para la salud de los trabajadores.