Tiempo de lectura: 3 Minutos

Colombia tiene una amplia normativa que regula el sector de la construcción, por lo que es un requisito legal implementar procesos de control de calidad. Una gestión externa por parte de un equipo de profesionales garantiza un resultado exitoso en cualquier tipo de proyecto, minimizando riesgos futuros.

Todo proyecto de construcción, sin importar su tamaño o costo, debe ser sometido a un proceso de control de calidad.

Entre más compleja sea una obra, mayor cantidad de aspectos críticos para tener en cuenta en aras de evitar riesgos futuros.

En ocasiones se hace necesario tener personal capacitado, dedicado exclusivamente a la gestión de la calidad, para garantizar un proceso de control exitoso.

Es importante conocer las normas que deben seguirse al desarrollar un proyecto de construcción en cada una de sus etapas (planeación, diseño y ejecución).

Es amplia la normativa que rige en Colombia el sector. Por eso en el año 2015 el gobierno nacional decidió compilar en una sola norma una gran cantidad de decretos.

El más relevante para el sector de la construcción es el 1077 de 2015. El llamado Decreto Único Reglamentario del Sector Vivienda, Ciudad y Territorio.

Está bajo la tutela del Ministerio de Vivienda, compila más de 100 decretos y hasta la fecha ha tenido más de 20 modificaciones.

¿Cuáles procesos deben ser sometidos a control de calidad?

Existen dos fases dentro de todo proyecto que deben ser sometidas a un proceso de control de calidad para garantizar que se cumple con todos los requerimientos y estándares contemplados en la norma.

La primera es el control de calidad del proyecto, que contempla la fase de planeación. Allí es importante verificar la gestión documental de la obra y asegurar que todos los documentos están diligenciados y tramitados de manera correcta.

En esta etapa también se debe verificar que las especificaciones del proyecto, tanto técnicas como de uso de suelos y gestión del riesgo están debidamente soportadas.

La segunda fase contempla como tal el control de calidad de la ejecución de la obra en donde es importante establecer el proceso para controlar la calidad de los suministros, la ejecución de la obra y el control de las instalaciones.

¿Qué beneficios trae para una obra este proceso?

Es muy importante puntualizar que el proceso de control de calidad es un requerimiento legal, no solo en la construcción sino en todos los segmentos del sector productivo.

Adicionalmente, es una garantía de que las fases del proyecto cumplen con los estándares y requerimientos que exige la ley dentro de su normativa.

Para favorecer la objetividad del proceso, es recomendable que un tercero, no vinculado con la empresa constructora, sea quien realice este proceso.

La gestión adecuada de la calidad dentro del proyecto traerá al constructor y al beneficiario final de la obra la tranquilidad de minimizar riesgos de defectos no detectados o derivados del uso de materiales de baja calidad.

¿Y durante la ejecución de la obra, qué debo someter a control de calidad?

Además de la documentación y los materiales que se utilizan en la obra, otros aspectos deben tenerse en cuenta dentro de la gestión de calidad.

Mecánica de suelos, hormigones y morteros, asfaltos y mezclas asfálticas, sistemas de instalaciones, modificaciones o adaptaciones que no están dentro del plan inicial, pruebas de garantía y control de obra terminada.

En resumen, el proceso de control de calidad en un proyecto de construcción es una parte fundamental y de vital importancia, ya que de una correcta gestión dependa la satisfacción del propietario del inmueble.