Tiempo de lectura: 5 Minutos

Por estos días Qatar está en la mirada del mundo entero y nos ha sorprendido, no solo por sus modernos estadios, sino por sus impresionantes obras arquitectónicas.

Durante los últimos 50 años Qatar se ha convertido en el país más rico del mundo. Transformado hoy en un territorio cosmopolita, su opulencia ha atraído a los más famosos arquitectos del mundo que han legado monumentales obras arquitectónicas.

Nombres como el chino-estadounidense Ieoh Ming Pei, la iraquí Zaha Hadid, el francés Jean Nouvel, el neoyorquino David Rocwell, el catarí Ibrahim Jaidah, el holandés Rem Koolhaas, el japonés Arata Isozaki, el argentino César Pelli o los londinenses Ali Mangera y Ada Yvars Bravo han firmado obras de arte que combinan un estilo contemporáneo con lo más tradicional de la cultura y el paisaje árabes.

Hoy escogimos 6 de las más representativas obras de arte de la arquitectura qatarí, que no puedes dejar de visitar y admirar.

1. Museo Nacional de Qatar

Diseñado por el arquitecto francés Jean Nouvel quien se inspiró en la “rosa del desierto”, una estructura mineral natural que se forma en la arena húmeda.

Su estructura la componen cientos de discos entrelazados que se extienden por 130.000 metros cuadrados.

Se construyó entre los años 2010 y 2019 alrededor del palacio original que perteneció al jeque Abdullah Bin Jassim Al-Thani, que fue además sede del gobierno durante 25 años.

Una de las más bellas obras arquitectónicas, está conformada por 11 galerías, un auditorio con 220 sillas, dos cafeterías, un restaurante, instalaciones independientes para grupos escolares y grupos VIP.

Además, cuenta con centros de investigación del patrimonio qatarí, laboratorios de conservación y bodegas para el almacenamiento de las colecciones del museo.

El visitante encontrará una riquísima colección de objetos arqueológicos, manuscritos, imágenes, fotos, joyas, trajes y tesoros patrimoniales de la vasta cultura árabe.

El Museo Nacional de Qatar mezcla la calma y serenidad del pasado con la modernidad de un mañana seductor.

2. Museo de Arte Islámico

El Museo de Arte Islámico abrió sus puertas en el año 2008. Construido sobre una isla artificial de 10 hectáreas, está rodeado de extensos jardines.

Además, tiene una privilegiada vista del mar Arábigo y el centro urbano de la ciudad de Doha.

Esta imponente obra arquitectónica está inspirada en la Sabil, que es la fuente de abluciones de la mezquita Ahmad Ibn Tulun, localizada en El Cairo (Egipto).

El arquitecto chino-estadounidense Ieoh Ming Pei, conocido por ser el creador de la pirámide de cristal del Museo de Louvre, en París, es el padre de esta maravilla.

Está conformado por 4 pisos de exposiciones permanentes y temporales, tienda de regalos, una cafetería y un restaurante de alta cocina en el piso quinto, llamado IDAM, del chef Alain Ducasse.

Su biblioteca cuenta con 21.000 volúmenes que incluyen 2.000 ediciones únicas en idiomas árabe e inglés.

I.M. Pei logró en esta emblemática obra amalgamar motivos islámicos tradicionales (motivos geométricos, cúpulas, arcos, elementos de agua) con elementos de arquitectura moderna.

3. Biblioteca Nacional de Qatar

Con un área de 42.000 metros cuadrados, que albergan cerca de 1 millón de libros, otra de las maravillosas obras arquitectónicas fue concebida por el arquitecto holandés Rem Koolhaas.

Forma parte de Education City (La Ciudad de la Educación), un majestuoso desarrollo urbanístico y académico que alberga los campus satélites de prestigiosas universidades del mundo.

El diseño exterior de la Biblioteca Nacional de Qatar semeja un diamante y su espacioso interior privilegia la luz y la visibilidad.

Los estantes son parte integral de la construcción, ya que se levantan desde el suelo, formando parte de la estructura principal del edificio.

Los libros se buscan mediante un sistema automático, lo que facilita la disponibilidad de cada colección.

Adicionalmente cuenta con una biblioteca histórica en su sótano, que guarda celosamente documentos que datan del siglo VII a.C.

4. Centro Nacional de Convenciones

Solo una mente creativa y profunda, como la del arquitecto japonés Arata Isozaki, es capaz de concebir un edificio sostenido por las ramas de dos árboles de sidra, el árbol más común de Qatar. Esta es la fachada del imponente Centro Nacional de Convenciones.

La moderna estructura del Centro Nacional de Convenciones alberga dos teatros con plazas para 4.000 y 2.300 asistentes respectivamente.

Adicionalmente tiene tres auditorios y 52 salas de tamaño flexible que permiten alojar, de manera simultánea, una amplia gama de eventos.

Complementan esta magnífica construcción nueve salas para exposiciones, que también pueden ser sede de fiestas y banquetes hasta para 10.000 invitados.

5. Facultad de Estudios Islámicos de Qatar

Los arquitectos londinenses Ali Mangera y Ada Yvars Bravo son los responsables de una de las más bellas obras arquitectónicas de Qatar.

Ubicado también en Education City, alberga la mezquita del campus, que descansa sobre 5 grandes columnas que son una representación de los 5 pilares del Islam.

Este edificio fue galardonado en el año 2015 con el Premio del Festival Mundial de Arquitectura, en la categoría obras religiosas.

Su diseño se basa en el Kulliyya islámico o “lugar donde se busca todo conocimiento”. Rodeado de jardines, con un patio caligráfico en el centro y construcción en espiral, sus múltiples caminos conectan la escuela con la mezquita.

En el sentido del Corán, su diseño representa el conocimiento y la luz, representando el que todas las vías del conocimiento derivan de la fé.

6. Centro Médico y de Investigación Sidra

El reconocido arquitecto argentino César Pelli, creador del World Financial Center de New York, las Torres Petronas de Malasia y el Centro Internacional de Hong Kong, es el responsable de esta imponente edificación.

Situado también en Education City, el Centro Médico y de Investigación Sidra brinda atención ambulatoria a mujeres y niños.

Compuesto de acero, vidrio y baldosas de cerámica blanca el hospital tiene 3 velas de gran altura, evocando la historia marítima de Qatar.

El edificio está rodeado de jardines, llenos de vegetación y agua, lo que propicia un ambiente sanador y tranquilo.

Lo complementa su estacionamiento subterráneo, que recibe a los visitantes con arcos escultóricos y un cielorraso ondulado.