Tiempo de lectura: 5 Minutos

En un mundo cada vez más consciente de la importancia de la sostenibilidad y la conservación del medio ambiente, la certificación LEED (Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental) se ha convertido en un estándar reconocido mundialmente.

La certificación LEED (Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental) es un estándar que viene reconociéndose a nivel mundial para la construcción sostenible.

Desarrollado por el U.S. Green Building Council (USGBC) en el año 1993, la certificación LEED es un sistema que premia la sustentabilidad y los beneficios ambientales de un proyecto de construcción.

¿Qué es la Certificación LEED?

La certificación LEED es un programa que busca promover prácticas de construcción sostenible mediante la evaluación de edificios en varios aspectos clave.

Se basa en un sistema de puntuación en el que los proyectos se califican por cumplir con una serie de criterios relacionados con sostenibilidad.

Entre otras, las áreas que se evalúan son eficiencia energética, gestión del agua, calidad del aire interior y elección de materiales sostenibles.

Es una certificación voluntaria que aplica no solamente para edificios nuevos. Todo tipo de edificaciones pueden ser certificadas.

Edificios residenciales y de oficinas, escuelas, hospitales, hoteles, locales y centros comerciales, casas y edificios remodelados e incluso barrios enteros pueden recibir la certificación.

certificación eficiencia energética
Foto: Photo Mix en Pixabay

La certificación LEED es global y es otorgada en construcciones de cerca de 130 países alrededor del mundo.

Este reconocimiento tiene vigencia durante todo el ciclo de vida de la edificación, desde la etapa de diseño, pasando por la construcción, inicio de la fase operativa y mantenimiento.

Un aspecto muy importante es que este sistema no solamente certifica la construcción, sino que acredita a los profesionales que se forman en sostenibilidad.

La valoración tiene diferentes niveles y sistemas de puntuación

La certificación LEED se obtiene mediante la sumatoria de puntos que se obtienen siguiendo 2 fases, una obligatoria y otra opcional.

La fase obligatoria es el cumplimiento de unos prerrequisitos, que si bien no dan puntos si permite avanzar a la fase que otorga puntos. De no cumplirse la totalidad de ellos no se puede obtener la certificación LEED.

La segunda fase es la de créditos, que da la opción de escoger varias categorías acordes a las características propias de cada construcción. Esta fase es la que otorga el puntaje.

Prerrequisitos y categorías para el proceso de certificación

Para que sea viable el inicio del proceso el edificio debe cumplir con 12 prerrequisitos, que al ser superados permiten la selección de las categorías en las que se va a evaluar el proyecto.

7 categorías o familias, que se deben escoger de acuerdo con las características propias de la edificación, otorgan la puntuación.

1. Ubicación y transporte: verifica si el proyecto estimula y facilita el uso de transporte limpio (bicicletas, cargadores para autos híbridos, buen acceso al transporte público) desestimulando el uso de medios de transporte contaminantes.

carros eléctricos certificación leed
Foto: Kindel Media en Pixabay

2. Lugares sustentables: esta categoría evalúa los agentes externos que impactan la edificación y el manejo que se les da. Formas de evitar la erosión y la sedimentación del suelo, restauración del ecosistema y el hábitat y aprovechamiento del agua lluvia, entre otros, son evaluados.

3. Gestión eficiente del agua: el puntaje se otorga con base en la evidencia de un aprovechamiento óptimo del agua en aspectos como captación, reutilización, tratamiento, ahorro y desecho.

4. Materiales y recursos: evalúa el origen de los materiales usados en la construcción, otorgando mayor puntaje a los materiales reutilizados. La disposición de residuos también tiene un peso dentro de la calificación.

5. Eficiencia energética: el 35% de la puntuación lo da esta categoría. Evalúa el uso eficiente de los recursos energéticos, la calidad del aire interior y la reducción del impacto ambiental. Debe demostrar que tienen un compromiso con la reducción del consumo de energía y promover el uso de fuentes renovables.

6. Calidad del ambiente interior: se enfoca en el bienestar y la salud de las personas que ocuparán la edificación. Premia una adecuada ventilación que permita una renovación constante del aire interior. El aire debe estar libre de humo de tabaco y residuos químicos.

7. Prioridad regional: se otorga un puntaje por el favorecimiento de la disminución de la huella de carbono generada por materiales que son traídos desde largas distancias. Promueve el uso de materiales que se obtengan en la región.

8. Innovación: es una categoría bono, que estimula la mejora continua de las estrategias sustentables implementadas.

Puntaje máximo y niveles que se pueden alcanzar

El puntaje máximo que otorgan las 7 categorías es 100 y la categoría bono aporta 10 puntos, para una máxima puntuación posible de 110.

La certificación LEED está dividida en 4 niveles, así:

  • Certificado, al obtener entre 40 y 49 puntos
  • Nivel plata, por lograr entre 50 y 59 puntos
  • Nivel oro, por alcanzar 60 a 79 puntos
  • Nivel platino, para aquellos proyectos que obtengan más de 80 puntos.
edificios sustentables
Foto: Jwvaneck en Unsplash

¿Cómo es el proceso para obtener la certificación?

El proceso de certificación LEED involucra varias etapas, desde la planificación inicial del proyecto hasta la construcción y la operación continua del edificio.

Registro del Proyecto: Comienza con el registro del proyecto en el sistema LEED, donde se proporciona información sobre el tipo de edificio, su ubicación y los objetivos de sostenibilidad.

Selección de Criterios: el equipo a la cabeza del proyecto elige los criterios de certificación LEED que desea cumplir, que varían según el tipo de edificio y su propósito.

Diseño y Construcción: Durante esta fase, se implementan las estrategias de sostenibilidad planificadas, como la selección de materiales sostenibles, la optimización de la eficiencia energética y la gestión del agua.

Solicitud de Certificación: Una vez que el proyecto está terminado, se diligencia una solicitud de certificación LEED ante el USGBC, que debe incluir documentación que demuestre el cumplimiento de los criterios seleccionados.

Revisión y Evaluación: El USGBC revisa la solicitud y verifica el cumplimiento de los criterios, otorgando puntos en función de los logros alcanzados en cada categoría de sostenibilidad.

Obtención de la Certificación: Si el proyecto obtiene suficientes puntos para cumplir con los requisitos de una categoría específica (Certificado LEED, Plata, Oro o Platino), se otorga la certificación correspondiente.

Operación y Mantenimiento Continuo: Después de la certificación, el edificio debe seguir cumpliendo con los estándares LEED y mantener un alto nivel de sostenibilidad durante su vida útil.

¿Qué beneficios representa una certificación LEED para los propietarios o desarrolladores del proyecto?

La certificación LEED ofrece varios beneficios tanto para los propietarios de edificios como para el medio ambiente.

Dentro de los más importantes están la reducción del impacto ambiental, ya que consumen menos energía, agua y recursos.

Esto genera un importante ahorro en los costos de operación y mantenimiento de las construcciones a lo largo de su vida útil.

Así mismo, la calidad de vida de sus ocupantes mejora de manera importante, ya que ofrecen un entorno más saludable.

espacios saludables para ocupantes
Foto: Q K en Pixabay

El valor de la propiedad se incrementa de forma significativa. El valor de reventa puede incrementarse hasta en un 10%.

Por otra parte, las tasas de alquiler pueden incrementarse hasta un 20% por encima de la media del mercado.

No menos importante es el impacto que tiene sobre la calidad y productividad en el trabajo. De hecho, la tasa de ausentismo laboral puede bajar hasta un 35% y la productividad por empleado subir un 10%.

El Impacto Global de la Certificación LEED

El reconocimiento LEED ha tenido un impacto global significativo en la promoción de la sostenibilidad en la industria de la construcción.

A medida que más países y regiones adoptan estándares similares, se está logrando un cambio positivo en la forma en que se construyen y operan los edificios en todo el mundo.

Los productos de Supermastick contribuyen a lograr una construcción sostenible. Nuestra masilla está avalada con la certificación Green Guard Gold, que valida una significativamente menor liberación de compuestos orgánicos volátiles, nocivos para la salud.